lunes, 25 de febrero de 2013

Infinity Scarf made by me


 Después de hacer estos gorritos, me sobró un ovillo entero de lana de color granate. Por fin me puse a tejer algo para mí misma, cosa que no había hecho hasta ahora. Como los Reyes Magos me trajeron unas agujas circulares, que además eran del mismo grosor, me lancé a por mi primera labor en redondo: la infinity scarf  (o cuello, o bufanda redonda... ).



Como véis, la gracia de esta bufanda es que es circular. Por supuesto, también se puede hacer a dos agujas, si luego lo coses. Yo preferí hacerla con las circulares porque así el punto queda a lo largo y me parece más bonito.

Sé que algunas personas prefieren hacer estos "cuellos" de una sola vuelta. Te lo pones, y ala. Yo tenía claro que lo quería de dos (o más).  Me gusta poder enrollarme en él y me parece que abriga más, ya que te lo puedes ajustar.

Finalmente, el mío me da tres vueltas y es super calentito, ya que es de 6mm.


Aunque, si se tercia, también lo puedo llevar con sólo dos vueltas...


Entre bambalinas, os cuento que, para hacerlo, he tenido que "desaprender" todo lo que ya había aprendido. Tejer con agujas pequeñitas, que no se ponen bajo el sobaco, al principio me costó un poco, pero al fnal, resulta que mis cervicales hasta lo agradecen.

La historia empieza más o menos así...



El primer problema que encontré fue calcular cuántos puntos montaba, o lo que es lo mismo, el largo de la bufanda. Al estar todo unido, no puedes estirarlo, ni probártelo, ni nada. Lo hice a ojo. Menos mal que acerté.



El segundo problema fue teórico y, siendo autodidacta de las agujas circulares, le tuve que dedicar un rato a pensar.  Los puntos funcionan al contrario que en dos agujas, dado que estás todo el rato tejiendo por el mismo lado. Es decir, que si te pones a hacer siempre punto al derecho, lo que conseguirías es un punto jersey.  Por lo tanto, si quieres un punto bobo, como era mi caso, has de hacer una línea al derecho y una línea al revés.

No sé a vosotras, pero a mí el resultado final me convence mucho y creo que me voy a hacer otra, en gris o en mostaza.


16 comentarios:

  1. Muy chula no??
    Si es queeee...qué manitas tienes!
    Yo para esto del punto no soy nada paciente
    :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero peinas muñecas de azúcar hasta las 2 de la mañana. Si eso no es paciencia....

      Eliminar
    2. jajajajaaja
      Eso es estupidez mental y espero que transitoria!!
      ;P

      Eliminar
  2. Ayyyy! No te creo! jaja. Éste finde me he hecho yo una bufanda circular un tonito más marrón que la tuya, pero se parece un montón! Que casualidad :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jiji, es que está muy de moda el rollo circular :)

      Eliminar
  3. Pues te ha quedado muy mona :) A mi también me gusta que den muchas vueltas.

    ResponderEliminar
  4. Plas Plas Plas Plas... bravo!!! bravo!!!! Mu bien explicado hasta yo lo he entendido!!!!
    Y la modelo? queremos fotos de la modelo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Jajaja!! La modelo es lo mejor, sin duda alguna ;P

      Eliminar
  5. que chulita, yo le tengo encargado un cuellito con botones a mi hermana que esta metida a saco con el punto.... es lo que tiene el paro..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya :( pues mientrastanto, esto entretiene mucho ^_^

      Eliminar
  6. Jo, qué bonito! Tener las manos ocupadas relaja un montón la mente...

    ResponderEliminar
  7. Muy chula. Voto por el mostaza, que sé te te mola el color. Mejor para alegrar los días grises del invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien lo sabes! Yo que pensaba que ya había pasado el frío y se me iba la pinza pensando en tejer otra bufanda, y mira, dos días nevando. A este paso, me da el frio para la mostaza y para la gris :D

      Eliminar
    2. Pues dále a la aguja, que me dá que tendrás tiempo de estrenarlas. Y ahora tú te las haces con la gorra, je,je

      Eliminar

Vuela a la luna