martes, 26 de febrero de 2013

Annie Londonderry: la vuelta al mundo en bici


La hazaña de Annie Londonderry no es únicamente haber dado la vuelta al mundo en bicicleta, es también haber sido la primer mujer en hacerlo y en 1895.  Su viaje duró 15 meses, en una bici de acero que pesaba 19 kilos y sin frenos. Era la primera vez que Annie se subía en una bicicleta.

Annie era, en realidad, Annie Cohen, de 25 años y madre de tres hijos cuando aceptó participar de esa aventura locura en 1894.  Judía nacida en en Riga (actual Latvia), había emigrado a Estados Unidos y víva en Boston.   Emprendió el viaje tras apostarse 5.000 dólares a que podía hacerlo. Quería demostrar que una mujer era capaz de valerse por sí misma y ser independiente.

Aceptado el reto, Annie pensó que alguien debía "financiar" su viaje. Después de varios intentos, consiguió un acuerdo con la compañía de agua, The Londonderry Lithia.  Le pagaron 100 dólares por poner un cartel con el nombre de la compañía en su bici y añadieron una cláusula más: cambiar su apellido al de Londonderry.


Tras la primera etapa del viaje, de Nueva York a Chicago, Annie decidió que pedalear con falda no era en absoluto práctico y, para asombro de todos, cambió sus faldas por pantalones de hombre.  Hizo lo mismo con la bici, la cambió por una Sterling, de hombre La siguiente etapa, la llevó hasta L'Havre, en Francia, donde puso pie el 3 de diciembre de 1894.  Tras todo el viaje, Londonderry señaló que esta había sido la etapa más gratificante de su vuelta al mundo. Desde París, emprendió su ruta hasta Marsella. Tardó dos semanas. Al llegar allí, su historia ya era conocida, aparecía en los diarios y la compañía Londonderry empezaba a cosechar los frutos de su inversión.

En enero de 1895, tomó el "Sidney", un barco que la llevó de Marsella hasta Egipto.  Atravesó el Canal de Suez hacia Oriente Medio  para seguir hacia Colombo (Sri Lanka), Singapur, Saigón, Hong Kong y Shangai.

Click para ver la imagen en grande


Cuanto más viajaba, más famosa se hacía y más leyendas circulaban sobre ella. Desde que la habían encarcelado en China hasta que tuvo un amante japonés. Todas ellas eran inciertas.  Lo que sí era cierto es que su bicicleta se fue tornando en un vehículo de propaganda.

Volvió a San Francisco el 23 de marzo de 1895, aún le quedaba cruzar el país americano.  Los Ángeles, El Paso, Denver... hasta llegar de nuevo a Boston, donde terminó su vuelta al mundo el 24 de septiembre.

No faltaron voces críticas que la acusaron de viajar más "con" la bicicleta que "en" bicicleta. De un modo u otro, Annie Londonderry había ganado su apuesta y, con ella, había nacido una nueva Annie.
Fue contratada por el New York World, donde empezó a trabajar como periodista, escribiendo, entre otras cosas, las historias de sus viaje.  De sí misma dijo:  "Soy una periodista y una mujer nueva (new women), si es que ese término significa que creo que puedo hacer cualquier cosa que un hombre pueda hacer".

Con los años, la fama de la ciclista se fue apagando y, de hecho, murió en 1947 sin más pena ni gloria que cualquier otra mujer de la época.

Actualmente, Loretta Henderson sigue el ejemplo de Londonderry y está repitiendo la vuelta al mundo en bicicleta. Tiene un blog que actualiza frecuentemente con sus aventurillas. La podéis seguir aquí.

Más info:  1, 2


7 comentarios:

  1. Hola! que historia mas chula!!! una pena que la señora muriera sin pena ni gloria!...aunque...ahora que lo pienso, fijate, tu al otro lado del charco y mas de 100 años despues la resucitas un poquito hablando de su azaña....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaba haciendo unos post para la semana del 8 de marzo, pero al final lo he sacado antes, jaja. Tengo un poco aparcada la pestaña de "personajes". A ver si recupero a algún caso de más de persona que debía haber pasado a la historia y se quedó en el olvido...

      Eliminar
  2. ¿Sin frenos?!!! Esa mujer estaba loca!!! Y encima novata!! pues sí que le echó ovarios. Olé por ella, valiente. Y visionaria reina del marketing, ja, ja, pionera en buscar financiación.
    Interesante historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! Lo del márketing es lo mejor de todo. Eso sí, qué poco arraigo familiar, con qué faciidad se cambió el apellido :) Imagínate llamarte Anele Vodafone , XD

      Eliminar
    2. Los pelos como escarpias XDD (mejor me quedo des-financiada)

      Eliminar

Vuela a la luna