jueves, 13 de septiembre de 2012

Se hace camino al andar

Lo recuerdo como si fuera ayer. Pasará toda mi vida y seguiré recordando cómo comenzaba aquella coreografía, en qué orden salíamos, cómo íbamos vestidas...  No es la primera vez que lo cuento, lo expliqué en el anterior blog. 

Tengo las fotos en casa, aunque es en casa de mis padres, lejos. De lo contrario, la hubiera escaneado y puesto la foto original, en la que salimos las tres: Vanesa, Marta y yo.  A falta de ésa, he encontrado esta otra, que me ha recordado ese momento porque, como ya conté,  a ella también  le iban grandes las medias. Con 4 años, era tan poquita cosa, que hasta la talla small le iba grande.


No sé si tengo recuerdos de antes de esa edad. La memoria, ya sabéis, a veces cruza o inventa cosas. Pero sí sé que ese es el primer recuerdo del que puedo dar información exacta. Cuatro años. Festival de Ballet que hicimos en Sant Feliu de Llobregat, Barcelona.  En ese primer recuerdo ya estaba ella. Marta.

Ayer Marta se fue.
Mi último recuerdo con ella es una vanal conversación por Facebook. Una foto de un viaje al extranjero; ella apoyada en un cochazo. La vida te separa, es algo lógico. Más aún cuando te has conocido tan pequeña.  Ella se fue a estudiar a otro colegio al terminar EGB, yo seguí mi vida, más tarde me fui de Barcelona...

Tampoco puedo decir que la vaya a echar de menos cada día  ni que era mi mejor amiga ni nada parecido. Nuestra historia ya no era así.  Marta se ha ido y ha dejado a su niña de 9 meses sin mamá. A su marido, familiares y amigos con el alma rota... que sí que la echarán a faltar de ese modo.

No dejo de pensar que podría haber sido yo. Era de mi edad, iba a mi clase, nos sentábamos juntas, crecimos juntas... en fin, ¿por qué no?

Pero yo sigo aquí. Y hoy mi vida me ha parecido más ordinaria que nunca.  Mis discusiones habituales en la oficina, mi tapper... Ni siquiera estoy convencida de la vida que llevo. No es que no sea feliz, no me malinterpretéis pero, si yo me fuera mañana , ¿qué dejo? ¿qué he vivido?  No estoy satisfecha.

Ha llegado el momento de moverme. Necesito el siguiente paso. Con vértigo o sin vértigo, esto ya me lo sé,  se me queda pequeño, insulso...  Tengo una meta clara. Difícil, complicada y lejos de alcanzar,  pero ya es una decisión en firme. 

Hoy tengo el día triste pero intentemos girarlo a bueno. Aprehender, sí con h, todo lo que la vida nos ofrece y disfrutarla al máximo. Más Carpe Diem y menos estrés.

Foto aquí


6 comentarios:

  1. Myriam precioso.Son de estas horribles sorpresas que te dejan en estado de shock,esta vida loca y su loca realidad...Siempre me acordaré de su eterna sonrisa y de esos ojos, qué ojos!! Carpe Diem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Hellen, qué niña más mona era :) con sus ojos chinitos...
      Vaya semana más tonta llevo, ains. Hablamos, que me tienes que contar cosas...

      Besos

      Eliminar
  2. Es irritante.
    Injusta.
    La muerte siempre está presente, pero ha aprendido a camuflarse tan bien...que nos olvidamos que existe y pulula, siempre expectante, entre nosotros!
    Ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Es muy frustrante que se vaya alguien tan joven.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Ya... lo del bebé es una tristeza. Pobrecita :(

      Eliminar

Vuela a la luna